sábado, 22 de diciembre de 2007

Las Navidades de Weng Weng!! (5)

Participar como niño cantor en la Lotería Nacional de las Filipinas, reporto a nuestro héroe algunos problemas, el principal fue una terrible adicción a los juegos de azar, y en especial a los Bingos, Weng Weng recorrió todo Manila de Bingo en Bingo, pero nunca acaricio la suerte, ni tan siquiera canto una mísera línea.

Pero como dice el refrán:

“Desafortunado en el juego, afortunado en amores”.

El diminuto Weng Weng cumplía a rajatabla la ley de la Alcayata, según la cual: “El tamaño del miembro masculino es inversamente proporcional al tamaño de su cuerpo”

Pronto se corrió la voz por todas las Filipinas de los generosos atributos de este niño hombre, y a Weng Weng no le falto nunca donde mojar el churro. Como él bien decía:

“Muchas personas tienen fortuna en el juego, y con los premios consiguen tapar boquetes económicos, a mi Dios me doto para tapar otro tipo de boquetes”


1 comentario:

Un ninja sobrevuela la ciudad con sigilo dijo...

joe, una como esa le voy a perdir a los reyes